¿Tienes problemas de autoestima porque tienes tus pezones invertidos?

¡No te preocupes más! Hoy te quiero contar que es un problema que se puede solucionar de la manera más sencilla.

Desde la medicina el pezón invertido es una patología causada por el acortamiento de los conductos galactóforos que son los que llevan la leche producida en la glándula mamaria.

Para las mujeres es un problema estético porque genera complejo y problemas en la sexualidad que las hacen mantenerse retraídas o tímidas y porque el estímulo a la hora de tener relaciones sexuales no es el mismo.

Esta patología es muy común en las mujeres, más del 15% nacen con el pezón invertido y en otros casos de manera espontánea a lo largo de sus vidas.

Es importante diferenciar si es cogénito que es cuando la mujer nace con él o adquirido que te ponen en situación de alerta. Es de suma importancia que sepas si tu pezón ha cambiado porque tuviste un parto y después de una lactancia has tenido heridas en el pezón y se invierte, si has tenido alguna infección o por causas externas.

En cualquiera de estos casos es importante que consultes al médico para hacer diagnósticos y descartar lesiones malignas.

La buena noticia es que existe una solución muy sencilla.

La cirugía es muy simple.

Se hace un procedimiento que consiste en hacer una pequeña incisión en la areola para liberar los tabiques fibrosos que están tirando el pezón para adentro y liberarlo.

No se necesita ingreso, es un procedimiento con anestesia local y tiene resultados muy positivos en la recuperación.

La invitación es para que consulten y se hagan primero un diagnostico de las causas y definir el tratamiento que es sencillo y con un procedimiento ambulatorio.

Usualmente es suficiente con el proceso inicial en ocasiones particulares pueden necesitar un segundo retoque pero no es lo habitual.

¿Es posible prevenirlo?

Muchas pacientes me preguntan si es posible prevenirlo y la respuesta es si, si es adquirido durante el embarazo. Se puede evitar con masajes, el pezón se ve lesionadoen la lactancia y se producen heridas, muchas veces a las mujeres les da miedo tocarlo, pero el masaje les va muy bien porque ayuda a cicatrizar sin retracción.

Así que mujeres todos los años me llegan estos casos y la buena noticia es que hay una solución fácil y sencilla para que tus problemas de autoestima y seguridad mejoren notablemente.

Publicado: 21 de Abril de 2017